PRUEBAS

En ClinicAuditiva le realizaremos un análisis de su capacidad auditiva, gracias a las diferentes pruebas clínicas, para la exploración de su audición, para que nuestra Audióloga, pueda detectar cualquier alteración auditiva.

  • Exploración del CAE (conducto auditivo externo)
  • Audiometría Tonal Liminar: sonidos puros, en unas determinadas frecuencias entre 125 y 8.000 HZ, regulando la intensidad del estímulo. Se determinan los umbrales de vía aérea y vía ósea. Con el fin de cuantificar la función auditiva del paciente y determinar el tipo de hipoacusia (pérdida auditiva)
    • Enmascaramiento: en ocasiones la detección de los umbrales resulta errónea al existir lateralización entre ambos oídos, en este caso la prueba del enmascaramiento consiste en presentar un ruido en el oído no explorado, para que no perciba el sonido con que se estimula al oído en estudio, de este modo evitamos que se alteren los umbrales auditivos.
  • Audiometría Tonal Supraliminar: se utilizan para detectar:
    • Reclutamiento: tener una sensación sonora mayor a la que correspondería a esa intensidad de sonido en un oído sano. Para hipoacusias de percepción por afectación coclear.
    • Fatiga auditiva: cuando se produce una disminución de la sensibilidad auditiva al finalizar la estimulación. No solo afecta a la frecuencia del sonido fatigante, sino a la próximas. 
    • Adaptación auditiva: es la fatiga prestimulatoria. Se produce por un aumento del umbral auditivo durante una estimulación sonora prolongada. En las lesiones del nervio auditivo (retrococleares), existe una adaptación patológica.
  • Audiometría Verbal: determina el porcentaje de palabras comprendidas a una determinada intensidad a la que se presentan una lista de palabras. Mide la inteligibilidad (comprensión), para saber la audición social del paciente.
  • Audiometría Infantil: las pruebas pueden ser subjetivas y objetivas. Las subjetivas se necesita la colaboración del niño, las objetivas no.
    • Subjetivas:
      • Juguetes sonoros: bebes menores a 2 años, se analiza la respuesta mediante tres tipos de sonidos. Se requiere de un sonómetro para saber la intensidad de cada sonido con que se le estimula al niño.
      • Reflejo de orientación condicionado: entre los 9 meses y 3 años aproximadamente. Mediante un estimulo visual y auditivo desencadena un movimiento de cabeza hacia la fuente sonora. Cuando ha comprendido la prueba, damos primero el estimulo sonoro y luego la imagen para ver si gira hacia un lado y otro. Se va disminuyendo la intensidad del estímulo sonoro, para saber aproximadamente el nivel de su audición.
      • Audiometría de Peep-show: entre los 2 y 5 años. Se condiciona al niño a realizar un juego al oír el estímulo sonoro.
      • Audiometría tonal y verbal: a partir de los 5 años.
  • Acufenometría
  • Estudio específico del acúfeno
  • Servicios de Rehabilitación Auditiva
  • Método de estimulación neuro-auditiva: mejora el procesamiento auditivo y las funciones que están relacionadas con dicho procesamiento, como son la atención, memoria, localización de la fuente sonora, la discriminación de las palabras (comprensión), y la percepción fonológica.